Con una significativa mejora en calidad de suministro cerró Frontel el año 2020. Esto, como resultado de un positivo avance es sus indicadores de duración y frecuencia de interrupciones (SAIDI y SAIFI) en las regiones de Biobío y Ñuble, números que fueron respaldados por la SEC.

Fernando Caire, gerente zonal de Frontel, afirmó que “hoy brindamos la mejor calidad de servicio de nuestra historia: a diciembre de 2020, las 28 comunas donde distribuimos cumplieron con el estándar exigido por la autoridad reguladora, lo que sin duda es motivo de orgullo y hace visible nuestro compromiso con la comunidad”.

Caire explica que la evolución se ha logrado gracias al cumplimiento de su plan de inversiones en redes y tecnología, con la construcción de nuevas líneas para reforzar e interconectar su sistema; la instalación de equipos de maniobra a distancia que permiten restituir el suministro desde su centro de control; la construcción de sistemas de respaldo que dan autonomía a las comunas ante un corte masivo, además de intensivos planes de mantenimiento y control de la vegetación que afecta las redes.   A la fecha la distribuidora ha materializado el 91% de la inversión comprometida para el periodo 2018- 2021.

La evolución se percibe claramente en comunas como Hualqui, que en 2017 registró un promedio anual comuna de 55,1 horas sin servicio y que cerró 2020 con 6,8 horas sin suministro.  O Quilleco que disminuyó de 45,1 horas en 2017 a 4,1 horas el año pasado.  Son resultados que la comunidad y las autoridades pueden percibir.

Mauricio Henríquez, Seremi de Energía Biobío señala que “es destacable el trabajo que han realizado las compañías eléctricas y en particular lo implementado por Frontel. En pandemia se requiere más de un sistema estable y seguro, porque la mayor parte del tiempo nos encontramos en nuestros hogares. Estamos entregando un suministro básico de calidad a las familias de la región del Biobío, sin importar de su ubicación”

Estas mejoras también se replican en la región de Ñuble, como es el caso de la comuna de San Ignacio que en el 2017 tenía un promedio de 61,8 horas sin suministro y el año pasado tuvo 5,8 horas sin servicio. Otro ejemplo de aquello es El Carmen que el 2017 tuvo 60,2 horas y disminuyó a 8,2 horas promedio el 2020.

Manuel Cofré, Seremi de Energía Ñuble respecto del servicio de la eléctrica indica que “Frontel ha estado concretando numerosas inversiones, principalmente en la provincia de Diguillín en Ñuble, en las comunas de El Carmen, San Ignacio, y obviamente lo tiene con estándares de servicio que están dentro de la norma, entendiendo como tal que cumplen los servicios que solicitaban y los niveles de servicio que uno espera”.

Las inversiones y tecnología implementadas le han permitido a Frontel responder más rápido en cortes de luz y manejar las instalaciones a distancia, disponiendo de un sistema más flexible.  Hoy, la red supera los 32.000 kilómetros con más 2.200 equipos de maniobra automática, los cuales aportan confiabilidad y permiten disminuir en pocos minutos la cantidad de clientes afectados por una interrupción, al transferir los consumos entre alimentadores. Con la implementación de mayor tecnología e inteligencia en las redes, durante el 2020 Frontel logró que el 85% de sus clientes que fueron afectados por una interrupción tuvieran recuperado el suministro antes de 30 minutos.

Por complices